Un espacio bien iluminado y ventilado tiene múltiples beneficios en las actividades y vida de los usuarios, está comprobado que beneficia incluso la salud y añade confort a los espacios, pero en ocasiones podemos enfrentarnos a remodelaciones de espacios que cuentan con insuficiente o nula iluminación natural, en estos casos debemos asegurarnos de contemplar y proponer medidas que contrarresten los efectos negativos de esa condición.

Aquí te presentamos algunas ideas que te pueden ser de ayuda para el diseño de espacios más iluminados.

Colores blancos y tonos claros

No es necesario utilizar una paleta monocromática, pero si darle énfasis a los tonos más claros o blancos, estos colores reflejan y potencializan mejor la luz, puedes ocupar estos colores en los muros, pisos o plafones, así como en el mobiliario o elementos de decoración.

Espejos

Colocar espejos añade una sensación de profundidad, brindando una aparente amplitud del espacio, además de rebotar la luz artificial que se coloque y la luminosidad de los colores claros que se eligieron.

Iluminación artificial

Una estudiada iluminación artificial es uno de las grandes soluciones que se deben implementar para crear el efecto visual que requerimos, además de colocarlas en plafón, se deben considerar los muros o accesorios, como lámparas de buró o iluminación integrada en muebles. Relacionado a esto, también se debe considerar la temperatura de la luz artificial que colocaremos, las mejores opciones son aquellas que se asemejen a la luz natural.

Ventanas interiores o falsas

Una excelente opción es la colocación de ventanas falsas o que den hacia otra de las habitaciones en la casa, que dejen pasar la luz que baña otros espacios contiguos.

Por último, aunque no lo creas, las plantas a pesar de no dar luz, alegran el ambiente con sus colores. Además de esto, eliminan toxinas y ofrecen oxígeno.

BLOG |